lunes, 4 de abril de 2011

La guerra sucesoria

Este fin de semana ha venido cargadito de noticias.
La primera y quizá la más importante es la decisión de Zapatero de no volver a presentarse como candidato a las Elecciones Generales de 2012.



Botín había pedido que el tema de la sucesión quedase aparcado por el bien de la economía hasta después de las Elecciones Municipales y Autonómicas del 22 de Mayo, quizá intentando que si Zapatero siguiese durante estas como posible candidato para 2012 las elecciones de Mayo se convirtieran en la antesala de las Elecciones Generales del año que viene. ¿Una treta de los amigos del Partido Popular? Quizá... Sin embargo Zapatero por ese lado ha permitido respirar a muchos de los candidatos del Partido Socialista para estas elecciones, ya que al no estar ligada su candidatura a una posible candidatura de Zapatero, la probabilidad de que el voto de castigo posea un protagonismo importante, ha disminuido considerablemente, aunque todavía habrá ciudadanos que voten en clave nacional en los próximos comicios.
Otro factor que quizá no hemos tenido en cuenta y que puede haberlo hecho Zapatero es que, sabiendo que en el momento en que él dijese que no sería el candidato a las próximas generales, la guerra de posibles sucesores comenzase a minar la moral interna del partido y fuese esto lo que realmente les hiciese perder las elecciones, pues todos sabemos que muerto el rey, todos los aspirantes son príncipe heredero. Sin embargo quizá al haberlo pospuesto hasta la precampaña electoral hace que la mitad del trabajo de esta se haya planificado ya y estas disputas (que las habrá, aunque seguramente no nos enteremos de la mayoría) minen la imagen y la moral del PSOE, bastante tocada ya por los resultados de las encuestas de los últimos meses.



Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba se postulan a priori como los espadones a suceder a Zapatero.
Desde mi punto de vista, Rubalcaba representa el futuro del PSOE a corto plazo, mientras que a medio y largo plazo, Chacón u otros miembros del Partido Socialista pueden jugar un importante papel en la carrera hacia la Secretaría General del PSOE.

Rubalcaba está sustancialmente valorado por el electorado socialista, siendo el miembro del PSOE mejor valorado según las encuestas, lo que haría que la casi segura derrota electoral de los socialistas en Marzo del 2012 sea menos abultada (es posible que recorten bastante distancia de aquí a Marzo si consiguen jugar bien sus bazas y no les salpica en demasía los casos de corrupción de Andalucía y otros tipo Faisán) ya que el candidato que tienen enfrente ha perdido ya dos citas electorales y posee una valoración por parte del electorado similar a la del Presidente del Gobierno, cuya credibilidad es nula. Sin embargo Rubalcaba ya ha expresado su intención de dejar la política y su salida de esta tras los resultados electorales del año que viene es más que segura, posiblemente tras la celebración de las primarias en el PSOE que den una nueva estructura ejecutiva.



Por otro lado Carme Chacón es la mejor situada para suceder a Zapatero y a su guardia, ya que no parece que tenga intenciones de volver al PSC y el resto de candidatos quizá se encuentren demasiado cómodos, o al menos no lo suficientemente motivados para dejar sus feudos, como pueden ser José María Barreda de Castilla la Mancha o Guillermo Fernández Vara en Extremadura. Quizá la otra punta de lanza que puede dar la sorpresa sea Tomás Gómez, depende de los resultados de Mayo y de su compromiso con los madrileños que le hayan votado. Si los resultados no fuesen tan buenos como los esperados puede que el asalto a la Secretaría General del PSOE pueda ser un premio de consolación bastante atractivo. Patxi López desde mi punto de vista está demasiado al Partido Socialista Vasco y en mitad de un proyecto casi histórico, como para dejar pasar la oportunidad del fin de ETA bajo su mandato.



Otros interrogantes que pueden barajarse en la sucesión al trono sería una nueva intentona por parte de José Bono, sin embargo no creo que tras la derrota de hace ocho años y su puesto durante estos últimos cuatro como Presidente del Congreso de los Diputados, le hayan hecho replantearse una nueva estrategia. Así también José Blanco ( por él seguramente sería candidato en las primarias), no creo que cuente con los suficientes apoyos dentro de las filas del PSOE como para llegar a plantearse seriamente esta posibilidad.

La sucesión de Zapatero quizá traiga una serie con episodios tan emocionantes como Prison Break, Heroes o Hijos de la Anarquía, pero una cosa es clara, José Luis Rodríguez Zapatero seguirá hasta Marzo (por mucho que le pidan elecciones anticipadas, estando en su pleno derecho, aunque lo compartamos o no) y que el problema del desempleo en España comenzará a solucionarse en la próxima legislatura, que durante esta, parece que no va a tener solución para desgracia de muchísimos ciudadanos.

One response to “La guerra sucesoria”

Cronista dijo...

La estrategia lógica es dejar que Rubalcaba se presente ahora como candidato para salvar los muebles pero sin garantía de ganar. Perderá, pero perderá de la manera menos catastrófica posible. Chacón se esperaría a su momento, dentro de cuatro años, y quizá fuese presidenta dentro de ocho. Pero mi lógica no es la de ellos, y la ministra de Defensa se está dando una prisa imprudente por ser cabeza de lista, pese a que en 2012 sólo puede aspirar a ser cabeza de turco. Le iría mejor si esperase, como hace Aguirre, el momento apropiado. A mí Chacón me gusta, pero no entiendo cómo puede ser tan poco espabilada de presentarse ahora.
Supongo que ya habrás leído que el presidente de Extremadura no se presenta. Un candidato menos.

Leave a Reply